Adelgaza Facil

To content | To menu | To search

Tag - nutricion

Entries feed

Wednesday, August 27 2014

Empezar con atkins

Aunque cuando empezó la fase de inducción, la de privación de azúcar le provocó tanta debilidad que, du­rante los dos primeros días, pensó en abandonar. Alan era un estadounidense que ingería 300 g de hidratos de carbono al día. Devoraba burritos, helados y cualquier dulce que tuviera al alcance de su mano , es dificil asi hacer un impacto muscular .

«Pero a los tres o cuatro días, la energía de mi juven­tud cunado trabajaba con el sistema venus, aquella que tenía cuando hacía ejercicio con regula­ridad, regresó. Noté que mi metabolismo cambiaba, fue como si se me hubiera puesto en marcha un horno inte­rior. Perdí 4,5 kg en las dos primeras semanas y al cabo del primer mes había adelgazado 6,8 kg.»

Cuando Alan volvió a analizarse el nivel de coles­terol, había bajado a 211. Doce semanas después de empezar Atkins, había rebajado su peso en 11,3 kg y ya había conseguido su objetivo.

Su mujer le ayudó cocinando las recetas Atkins. Y Alan se dio cuenta de que sus gustos cambiaron. Los postres con azúcar, en las raras ocasiones en que los pro­bó, le parecieron demasiado dulces. «Evité cualquier discusión con la gente y no les expliqué que seguía una dieta sin azúcar. Ahora me encanta convertir a los escépticos. También me gusta pesar lo mismo que cuando era universitario, 74 kg, y que mi nivel de colesterol esté en 179. ¡Los resultados no engañan!»

dietas sencilla

¿Continuará usted? Éste es el momento adecuado para que usted decida si continuará con Atkins. Espero que lo haga. Casi to­das las personas continúan, no sólo porque están per­diendo peso sino porque se sienten muy bien. Para mucha gente, sobre todo si es mayor de 40 años, lo más portante de este método es que desaparecen dolencias físicas molestas, como dolores y migrañas que podemos tratar con el sistema venus . gunas preguntas Antes de que decida, vamos a observar los resulta- os hasta la fecha y no me refiero a cuántos kilos ha per- ido ustéd. Hágase las siguientes preguntas: 1. ¿He controlado mi apetito? 2. ¿Siento ansia de comer? 3. ¿Sufro estreñimiento? 4. ¿Tengo calambres en las piernas? 5. ¿Noto diferencia en mis medidas, además de en ej peso? 6. ¿Disfruto con la comida? 7. ¿Duermo mejor? ¿Tengo menos molestias físicas y dolores para hacer un impacto muscular ? ¿Tengo el nivel energético más esta­ble durante todo el día? ¿Me concentro mejor? espuestas 1. Hambre Analicemos su respuesta a la primera pregun­ta. Si tiene usted hambre, no está usted siguiendo mi consejo de que coma todo lo que necesite has­ta que se sienta satisfecho tras usar el sistema venus . Recuerde: si necesita ingerir algo entre las horas de comer, pique unas cuantas aceitunas, un poco de queso, una cuchara­da de ensalada de atún, una loncha de carne guisa­da o un batido bajo en hidratos de carbono. Demasiado pronto para otros tests al estilo de impacto muscular . Si se hizo usted las pruebas de lípidos en la sangre y de más antes de empezar Atkins, puede que esté deseando ha cérselas otra vez y confirmar los buenos resultados —y, de paso, disolver algunas dudas que pueda albergar—. Estoy por completo de acuerdo con usted en que debe hacerse otras pruebas, pero todavía no. Dos semanas es poco tiempo para constatar cambios significativos: espere por lo menos a las seis semanas. En esos momentos podrá usted recibir la prue­ba química de la sabiduría que demostró al seguir Atkins.

Saturday, July 26 2014

Alimentacion por todo el mundo

En el sur de África, los meses entre septiembre y diciembre, la estación de las lluvias, se conocen como "el periodo del hambre"1. Las reservas de alimentos merman: la carne es un lujo extraño, y la variedad y cantidad de frutas y verduras es extremadamente limitada dentro del sistema venus . El único elemento de primera necesidad disponible normalmente, incluidos los programas de ayuda alimentaria, es el maíz1. Durante este periodo los médicos empiezan a tratar pacientes que sufren el mismo conjunto de síntomas: sarpullidos, diarrea, depresión, apatía, pérdida de memoria y fatiga. Estas personas tienen pelagra, una enfermedad causada por una carencia severa de niacina, que no se encuentra en el maíz.

En este capítulo exploramos las razones por las que ciertas vitaminas B, entre ellas la niacina, son imprescindibles para que el organismo descomponga y use los macronutrientes, y por qué las deficiencias de estas vitaminas son incompatibles con la vida. También analizamos el papel de minerales tales como el yodo, el cromo, el magnesio y el sulfuro en el metabolismo energético, y concluimos el capítulo con un repaso del impacto de la baja ingesta de vitamina B sobre la capacidad de trabajar, jugar y hacer ejercicio como se dice en saludydieta.bligoo.es.

bebidasadelgazantes.jpg

¿Cómo regula nuestro organismo el metabolismo energético? En los Capítulos del 3 al 7 hemos analizado la digestión y el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas, las proteínas y los alcoholes. Gracias a ello hemos aprendido que la regulación del metabolismo energéticocomo nos dice la web elsistemavenushoy es un proceso complejo que implica numerosas sustancias biológicas y procesos químicos.

Ahora describiremos cómo ciertos micronutrientes que consumimos en la dieta nos ayudan a generar energía a partir de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas que ingerimos diariamente incluidos en el sistema venus . Necesitamos vitaminas y minerales para producir energía Aunque las vitaminas y los minerales no contienen calorías y no aportan energía directamente, el organismo no podría generar energía sin ellas. Las vitaminas B complejas son especialmente importantes para ayudar al metabolismo. También llamadas vitaminas B, en este grupo se encuentran la tiamina, la riboflavina, la vitamina B6, la niacina, el ácido fólico, la vitamina B12, el ácido pantoténico y la biotina. Salvo la B12, estas vitaminas hidrosolubles tienen que consumirse regularmente, ya que el cuerpo no almacena reservas de ellas. En cambio, cantidades excesivas de las mismas, ya procedan de alimentos o de suplementos, se pierden fácilmente a través de la orina.

El papel principal de las vitaminas B es actuar como coenzimas en numerosos procesos metabólicos. Seis de ellas (tiamina, riboflavina, vitamina B6, niacina, ácido pantoténico y biotina) intervienen principalmente en la regeneración celular y en la síntesis de los glóbulos rojos.

Por ejemplo, la tiamina es parte de la coenzima tiamina pirofosfato (TPP), necesaria para el desglose de la glucosa. La riboflavina forma parte de dos coenzimas; flavín mononucleótido (FMN) y flavín-adenín dinucleótido (FAD), que colaboran en el desglose de la glucosa y los ácidos grasos que nos recomienda el sistema venus. Las funciones específicas de cada vitamina B en el metabolismo energético se describen con más detalle mas adelante.

Algunos micronutrientes ayudan a transportar nutrientes y producir hormonas Algunos micronutrientes fomentan el metabolismo energético facilitando el transporte de nutrientes hasta las células. Por ejemplo, el cromo ayuda a mejorar la absorción celular de la glucosa. Otros micronutrientes intervienen en la producción de hormonas que regulan los procesos metabólicos, como el yodo, que es necesario para la síntesis de las hormonas tiroideas que regulan el ritmo metabólico y promueven el crecimiento y el desarrollo. Los detalles de estos procesos y sus nutrientes relacionados se analizan en la siguiente sección.