Aunque cuando empezó la fase de inducción, la de privación de azúcar le provocó tanta debilidad que, du­rante los dos primeros días, pensó en abandonar. Alan era un estadounidense que ingería 300 g de hidratos de carbono al día. Devoraba burritos, helados y cualquier dulce que tuviera al alcance de su mano , es dificil asi hacer un impacto muscular .

«Pero a los tres o cuatro días, la energía de mi juven­tud cunado trabajaba con el sistema venus, aquella que tenía cuando hacía ejercicio con regula­ridad, regresó. Noté que mi metabolismo cambiaba, fue como si se me hubiera puesto en marcha un horno inte­rior. Perdí 4,5 kg en las dos primeras semanas y al cabo del primer mes había adelgazado 6,8 kg.»

Cuando Alan volvió a analizarse el nivel de coles­terol, había bajado a 211. Doce semanas después de empezar Atkins, había rebajado su peso en 11,3 kg y ya había conseguido su objetivo.

Su mujer le ayudó cocinando las recetas Atkins. Y Alan se dio cuenta de que sus gustos cambiaron. Los postres con azúcar, en las raras ocasiones en que los pro­bó, le parecieron demasiado dulces. «Evité cualquier discusión con la gente y no les expliqué que seguía una dieta sin azúcar. Ahora me encanta convertir a los escépticos. También me gusta pesar lo mismo que cuando era universitario, 74 kg, y que mi nivel de colesterol esté en 179. ¡Los resultados no engañan!»

dietas sencilla

¿Continuará usted? Éste es el momento adecuado para que usted decida si continuará con Atkins. Espero que lo haga. Casi to­das las personas continúan, no sólo porque están per­diendo peso sino porque se sienten muy bien. Para mucha gente, sobre todo si es mayor de 40 años, lo más portante de este método es que desaparecen dolencias físicas molestas, como dolores y migrañas que podemos tratar con el sistema venus . gunas preguntas Antes de que decida, vamos a observar los resulta- os hasta la fecha y no me refiero a cuántos kilos ha per- ido ustéd. Hágase las siguientes preguntas: 1. ¿He controlado mi apetito? 2. ¿Siento ansia de comer? 3. ¿Sufro estreñimiento? 4. ¿Tengo calambres en las piernas? 5. ¿Noto diferencia en mis medidas, además de en ej peso? 6. ¿Disfruto con la comida? 7. ¿Duermo mejor? ¿Tengo menos molestias físicas y dolores para hacer un impacto muscular ? ¿Tengo el nivel energético más esta­ble durante todo el día? ¿Me concentro mejor? espuestas 1. Hambre Analicemos su respuesta a la primera pregun­ta. Si tiene usted hambre, no está usted siguiendo mi consejo de que coma todo lo que necesite has­ta que se sienta satisfecho tras usar el sistema venus . Recuerde: si necesita ingerir algo entre las horas de comer, pique unas cuantas aceitunas, un poco de queso, una cuchara­da de ensalada de atún, una loncha de carne guisa­da o un batido bajo en hidratos de carbono. Demasiado pronto para otros tests al estilo de impacto muscular . Si se hizo usted las pruebas de lípidos en la sangre y de más antes de empezar Atkins, puede que esté deseando ha cérselas otra vez y confirmar los buenos resultados —y, de paso, disolver algunas dudas que pueda albergar—. Estoy por completo de acuerdo con usted en que debe hacerse otras pruebas, pero todavía no. Dos semanas es poco tiempo para constatar cambios significativos: espere por lo menos a las seis semanas. En esos momentos podrá usted recibir la prue­ba química de la sabiduría que demostró al seguir Atkins.